jueves, 29 de noviembre de 2012

Balón de oro 2012


Hoy se conocen los finalistas al Balón de Oro. Recordemos que de momento existe una pre-selección de 23 jugadores, de los que sólo quedarán tres para la votación final. Hoy saldremos de dudas. La FIFA y la prestigiosa revista France Football anunciarán los candidatos sobre las dos de la tarde. Y el ganador del galardón se dirá el 7 de enero.
 
Este premio tiene muchos criterios y por eso es fuente de discusiones. Unos defienden que se entrega al mejor del mundo sin tener en cuenta ese año. Otros piensan que se debe entregar al mejor del año. Otros señalan la importancia que un jugador haya tenido en los momentos decisivos de la temporada. El que un jugador por sí solo haya hecho ganar a su equipo títulos importantes es otro de los criterios básicos a tener en cuenta.
 
Lo único que queda claro es que no hay nada claro. Cada cual tiene derecho a su teoría. Yo tengo la mía propia. Personalmente, creo que lo que se debe premiar es la actuación de un jugador durante ese año y, sobre todo, los títulos conseguidos y su relevancia. Entiendo que si el criterio es votar simplemente al mejor del mundo se lo den a Messi hasta que se retire. Es indiscutible que se trata del mejor jugador del planeta.
 
Pero como ese no es mi criterio respecto al Balón de Oro, considero que el jugador argentino no debería estar este año ni siquiera en el podio. Sus números son de récord. Lo sé. Pero no ha ganado ningún título relevante, ya que no considero la Copa del Rey en esta categoría. No ganó la Liga, ni la Champions. Números espectaculares los suyos, pero no vienen acompañados de títulos, por lo que pierden importancia.
 
Cristiano lo merece más este año. Ha hecho una temporada buenísima, con un papel determinante y obteniendo el título de Liga con el Madrid. En un año con Eurocopa, llegó a semifinales con Portugal. Marcó los dos goles en un partido en el que se le necesitaba: la vuelta contra el Bayern de Munich en el Bernabéu (un penalti lo falla cualquiera y esto no debería ser nunca motivo de no dar un premio a un futbolista). Fue determinante en el partido en el que el Madrid ganó la Liga: la victoria en el Camp Nou. Creo que son suficientes méritos para llevarse el premio de forma más que merecida.
 
 
DON Andrés Iniesta : Nombrado mejor jugador de la Eurocopa. Tuvo un papel decisivo, estando siempre presente, llevando peligro siempre. El dueño del balón. Su Eurocopa me pareció sencillamente espectacular. Su punto débil es el Barça, al igual que le pasa a Messi. La diferencia es que a Don Andrés Iniesta le ayuda que hubo Eurocopa, y que triunfó a lo grande, una vez más, con la selección. Debería estar en el podio sin ninguna duda.
 
Casillas: El mejor portero del mundo. El Santo. No hay otro como él. No he conocido un portero mejor ni creo que lo conozca. Gran temporada, que en su caso se agranda por ser capitán de los dos equipos con los que ha triunfado: Real Madrid y España. Ha ganado la Liga y la Eurocopa. Actuaciones importantes y líder siempre dentro y fuera del terreno de juego. Aunque los méritos de años pasados no deberían contar, se merecería el premio, además de por todo lo expuesto, por ser el pilar fundamental durante una década del Real Madrid y de la Selección, siendo clave en el ciclo de éxitos Eurocopa- Mundial- Eurocopa. Para mí, es indiscutible que esté en los tres finalistas.
 
Para mí, ese sería el podio: Cristiano, Iniesta, Casillas. Luego ya veríamos el ganador. Después puedo dar algunos nombres que se quedarían, parafraseando a Mourinho, muy muy muy muy muy muy cerca del podio.
 
Xavi: Cerebro del Barça y de la Selección. Se encuentra en la misma situación de Messi y de DON Andrés Iniesta. Con el Barça no ha ganado título importante. Con España su actuación durante la Eurocopa estuvo alejada de la de otros torneos. Pero llegó la final y deslumbró. En el partido más decisivo, contra el rival más exigente, y siendo el protagonista del equipo que venció por 4-0 a toda una Italia. Sólo por esa demostración de clase y liderazgo en un partido de esta categoría le dejaría casi entrar en el podio. En 2010, con el Mundial, era un firme defensor de que lo ganase. Este año no.
 
Drogba: Él solo ha ganado la Champions con el Chelsea. Fue nombrado mejor jugador de la final. Me gustan mucho las historias en las que un jugador se convierte en el héroe de un equipo y lo eleva a los altares. Es el caso del jugador de Costa de Marfil. La Champions es el título más importante del mundo después de los títulos de selecciones. Y él solito, casi, la consiguió para los “blues”. Sería bonito que lo ganase.
 
Falcao: Protagonismo en las dos finales que ha jugado. Fue elegido mejor jugador en ambas. Máximo goleador en la Europa League. Con sus actuaciones, el Atleti ha recuperado un nivel que hace años que no tenía. Sensación de peligro constante cuando se acerca al área rival. No sería descartable para nada que estuviese entre los finalistas.
 
Este es mi análisis del Balón de Oro. Pero recordemos que grandes jugadores, como Raúl (tenía que mencionarlo) se quedaron sin ganarlo. Por cierto, la temporada de Raúl en el Schalke y en Al Sadd está siendo sensacional. Igual la FIFA y France Football deberían replantearse los 23 finalistas y añadir uno a última hora...
 
Me gustaría que os mojáseis y me explicáseis vuestro podio. Con sus argumentos. Os leo. Y os respondo. Por aquí y en mi twitter @guillesaenz. También podéis comentar aquí, en mi página de Facebook: https://www.facebook.com/#!/guillermoyelfutbol

viernes, 17 de agosto de 2012

Vuelven la liga y las sub-ligas


Vuelve la Liga Española y todas las sub-ligas que existen en su interior. La del campeonato, cosa de dos. La de los equipos que lucharán por puesto de Champions. La de los que aspiran a plaza en Europa League. La de los que viven muy tranquilos. Y la más sufrida por el castigo que implica: la de evitar el descenso a una Segunda División sin tanto escaparate ni mucho menos ingresos.

La competición comienza mañana. La novedad más importante, la de la ausencia de Guardiola. Comienza una nueva época en el fútbol español. Muy digna de elogio la apuesta que el club hizo por la continuidad, representada por Vilanova. Antes de que salga mal o bien, diré que me parece una decisión inteligente y valiente. El Barça mantendrá el estilo de los últimos años en los que ha conseguido que tener la pelota sea un mandamiento del fútbol mundial. Regresa Villa y es de suponer que el equipo consiga tener más gol del que tuvo durante la última temporada.

Enfrente, la máquina de Mourinho. Un formidable equipo con extraordinarios jugadores dirigidos por un gran entrenador. No hay duda de que Mourinho lo es. Y con todos esos elementos, el Real Madrid pretenderá seguir siendo el equipo arrollador que ha venido siendo últimamente. Si hay que ponerle un pero, y es un gran "pero", es que en las dos últimas Champions, cada vez que tuvo un rival de su altura como contrincante, fue eliminado. 

Ganar la Champions es lo que te coloca en los anales del madridismo. La Liga la han ganado muchos. Mourinho no pasará a la historia del Madrid por ganar una Liga y una Copa del Rey. Esto es importante que quede claro. Y aprendiendo de los errores de últimos años, estoy convencido de que este año puede ser el bueno. Pero nunca es fácil conquistar una competición como es la Copa de Europa, también hay que recordarlo.

Los demás equipos tratarán de hacerlo lo más difícil posible a los dos grandes. Pero mientras nadie haga nada por cambiar la situación, esto durará años y años. Inglaterra es un ejemplo en cuanto a reparto de dinero de las televisiones entre los equipos. Las grandes ligas tienen tres o cuatro equipos para ganar. En España ha dejado de ser así. De esta manera, el fútbol, al que adoramos por ser imprevisible, se vuelve lo que nadie quiere que sea: previsible, aburrido y monótono.

Y eso por no hablar de los horarios. Partidos a las once de la noche de momento. Partido en abierto los lunes, que no suele haber ganas de ver fútbol como pueda haber los sábados. Los clubes aceptan. Y aquí nadie piensa en el fiel público que asiste al estadio, también pagando cantidades desorbitadas por ver a su equipo. Todo un despropósito. Jugarán los dos mejores jugadores del mundo, pero todo lo que hay alrededor no lo compensa. No puede ser la Liga Española considerada la mejor del mundo porque existe un abismo entre ella y las demás ligas europeas.

Aún así, hay que disfrutar. Y yo, casi siempre, de lo que más me alegro, no es de que vuelva el fútbol, sino de lo que ello significa. Vuelve Tiempo de Juego, con "casi Dios" Paco González y su profeta Pepe Domingo. Y con toda la panda de locos que les acompaña, sobre todo Juanma Castaño. Los fines de semana vuelven a ser entretenidos con ellos en las ondas.

Bienvenidos. Os espero en Guillermo y el fútbol para comentar durante todo el año todo lo que suceda durante la competición. Hago un aviso. Vengo de dos años muy cansado por polémicas. Quiero hablar de fútbol. Haré un esfuerzo sobrehumano por no entrar en debates absurdos creados de la nada con el objetivo de conseguir ultras para la causa. Por la salud de todos, creo que es mejor.

¡A disfrutar!


miércoles, 4 de julio de 2012

Pido perdón


Yo, Guillermo Sáenz de San Pedro Calvo, pido perdón. Pido perdón por sonreír. Pido perdón por alegrarme. Pido perdón por emocionarme. Pido perdón por disfrutar. Pido perdón por haber sido tan feliz con cada gol, con cada victoria y, sobre todo, pido perdón por haber celebrado el título de la Eurocopa recién conquistada por la Selección.

Ahora, pasada la euforia, comprendo la gravedad de mi comportamiento durante este mes de competición. Con un país en crisis, con cinco millones de parados, no se me ocurre otra cosa que disfrutar de la alegría que me brinda el fútbol. Quiero pedir también perdón en nombre de todos los millones de personas que han vibrado con los triunfos de La Roja y han salido a celebrarlo a la calle. Qué insensatez.

Quiero pedir perdón por no estar desde que me despierto hasta que me acuesto dejándome la piel y buscando soluciones a la salida de la crisis. Quiero pedir perdón por no estar todo el día triste y preocupado por la amarga situación que atraviesa mi país. Quiero pedir perdón por ver un partido, disfrutar, y a la vez ser consciente de que hay graves incendios en Valencia.

Pido perdón a todos esos que se han hartado de decir que cómo podíamos celebrar nada cuando estábamos en semejante situación. Teníais razón. Supongo que vosotros dedicáis cada minuto, cada segundo, de vuestro tiempo a buscar grandes ideas con las que salir de la crisis. 

Supongo que tenéis un rostro grave y que vivís en un duelo permanente por la triste coyuntura que vivimos. Supongo que os habéis prohibido sonreír. Que os habréis prohibido las pequeñas alegrías de la vida. Que no saldréis con vuestros amigos. Que todo vuestro tiempo está dedicado a buscar cómo ayudar a los demás. Sois admirables y todos deberíamos seguir vuestro ejemplo.

Pero sucede que somos imperfectos. Vivimos en España. Por lo general, nos gusta sonreír. Nos gusta vivir con optimismo a pesar de la tormenta. Nos gusta reírnos. Tomarnos una caña con los amigos. A veces, sólo a  veces, vemos telediarios y leemos periódicos. Incluso llegamos a ser conscientes de los problemas sociales que sufrimos. 

Y, a pesar de todo eso, lo hacemos compatible con intentar vivir felices y aprovechar las alegrías que llegan a nuestras vidas. Una de ellas ha sido la de la Selección. Esperemos que nos entendáis. Y, de nuevo, si os habéis sentido ofendidos, os pedimos perdón por ser imperfectos. Perdón por sonreír.

martes, 3 de julio de 2012

El fútbol de España ya es eterno



España conquistó lo nunca conquistado. Lo hizo como nunca nadie lo había hecho. Con una demostración de fútbol extraordinaria, venció a la siempre temible Italia por cuatro goles a cero en toda una final de Eurocopa. Una gesta al alcance sólo de estos jugadores.
Con su irrenunciable estilo, la selección completó el círculo de ganar la Eurocopa, el Mundial, y de nuevo la Eurocopa, algo jamás logrado por nadie.

Del Bosque fue fiel a sus ideas y jugó de nuevo sin un delantero. Apostó por Cesc, que fue determinante con su movimiento continuo y su jugada en el primer gol. Cuando se tiene a tantos jugadores de tal calidad, da igual la presencia de un punta. Se crean tantas oportunidades que cualquiera acaba metiendo el balón en la portería. El partido ante Italia fue una nueva demostración de ello.

En la Eurocopa de 2008 y en el Mundial, la Selección hizo un partidazo. Faltaba hacerlo en este torneo todavía. Y coincidía con que Xavi no había destacado mucho. Pero faltaba todavía una oportunidad. El partido de oro. Y el de Terrassa era consciente de ello. Menudo recital. Qué forma de jugar al fútbol más admirable. Vaya manera de controlar el ritmo del balón. Con su visión de juego y sus pases milimétricos, España trituró a Italia durante la mayor parte del encuentro. Además, anuló a Pirlo. Brillante.

Los Azzurri tuvieron alguna ocasión de peligro, pero ahí estaba siempre San Iker. No se conoce otro portero con más capacidad de brillar más ante la máxima exigencia. Ofrece la sensación permanente de salvador. Es una garantía tenerle ahí detrás. Lo para todo cuando más necesita el equipo, y los aficionados, que lo pare. El mejo portero del mundo. El capitán de una selección histórica. Se merece el Balón de Oro como pocos.

Los atacantes italianos poco pudieron hacer ante una pareja imperial como Piqué y Ramos, a un nivel descomunal durante toda la competición. Sólo un gol en contra. En gran parte, por la posesión del balón, pero también gracias a este muro que debutaba como pareja en esta Eurocopa y que han sido una barrera inexpugnable para los rivales.

Mención especial merece Jordi Alba. Desde Roberto Carlos no había visto un lateral así. Quizá Alves, pero ni siquiera. Su velocidad aturde a cualquiera. Su gol lo dice todo. Roba, sube corriendo sin que nadie le pueda alcanzar, y si teníamos dudas de su capacidad de remate, acabó la jugada como un delantero centro de toda la vida. Puede hacer historia en el Barça, y ya la ha hecho en la Selección con su actuación en la final.

Sobre Torres. Tantas cosas se pueden decir. Una temporada difícil coronada por una Champions en la que marcó un gol importante en el Camp Nou y, sobre todo, por una Eurocopa en la que ha sido pichichi. Por una Eurocopa en la que volvió a marcar en la final. Con ese tanto, se convierte en el único jugador que ha marcado en dos finales de Eurocopa. Extraordinario su mérito y su esfuerzo para llegar al torneo y devolverle la confianza a Del Bosque de la forma que lo ha hecho.

España y su fútbol ya son eternos. Momento para repetir algo. Todo esto lo empezó Luis Aragonés. El desterró la furia roja, un sinsentido con el cual nunca se ganaba, y apostó por esta idea, por los pequeñitos, por mimar el balón. Así comenzó este sueño un 29 de junio de 2008. Así continuó un 11 de julio de 2010. Y así siguió un 1 de julio de 2012. 2014 y Brasil ya quedan cerca. Que siga la fiesta.

jueves, 28 de junio de 2012

Gracias por regalar felicidad


Bendito fútbol. Bendita Selección. Bendito Cesc. Bendito Ramos. Bendito Iker. Gracias a todos y cada uno de los que formáis parte de ese equipo. Gracias por haber cambiado la historia de un equipo de forma tan radical en el transcurso de los últimos años. De no ser nadie a ser los mejores. De quedar fuera a las primeras de cambio a estar siempre en las primeras posiciones. Tres finales seguidas. Jamás en mi vida me imaginé algo así.

Si España logra el famoso #Nohaydossintres este domingo, no habrá entrado en ningún club histórico, no. No hay otros que lo hayan conseguido antes. Sería la primera en la Historia en conquistar semejante hazaña. Algo único al alance de unos elegidos. Unos jugadores que ayer volvieron a hacernos felices a todos los españoles.

Frente a los que no se cansan de insistir en la crisis y critican que la gente se alegre por el fútbol, yo reclamo esta felicidad única que nos regala este deporte y esta selección. Porque en este equipo triunfan todos. Porque se puede aprender mucho de ellos. Porque unen como nada ni nadie lo consigue. Y esta unión no es habitual en un país acostumbrado al enfrentamiento constante en todos los ámbitos.

Nunca me cansaré de decirlo. Me hacen más felices los triunfos de España que los del Real Madrid. En los equipos, cada cual va a lo suyo y le desea lo peor al contrario. No es sano ni civilizado. Con España disfruto más porque ganamos todos. Esta España es de todos. Ver a todo el mundo en muchas ciudades celebrando me hace feliz. No sé si le pasará a alguien más. Me gustaría saberlo. Pero prefiero la felicidad colectiva de un país a la felicidad de una afición concreta, aunque yo forme parte de esa afición.

martes, 26 de junio de 2012

Algunos deberían ir con Portugal


El que tiene una religión, tiene un Dios. En los últimos años una legión (palabra muy adecuada en este caso) de seguidores madridistas han encontrado en Mourinho a un Dios y han creado en torno a él todo un sistema de creencias. Adoran a la divinidad y no permiten la duda. Son fanáticos.

En esa religión, Mourinho es la imagen principal. Pero tiene a sus ángeles de la guarda, simbolizados por Cristiano Ronaldo, Pepe, y, en menor medida, Coentrao. Criticar a alguno de los cuatro fantásticos suele costar caro y te señala como sospechoso de algo. Aunque el Real Madrid tiene un indudable protagonismo en la selección española, es innegable que la selección portuguesa también está muy presente en el equipo blanco.

En ese credo del mourinhismo, la norma principal es dudar y despreciar lo más que se pueda los méritos del rival, el F.C. Barcelona. Incluso descalificar y faltar al respeto a sus jugadores. Desde que el técnico portugués recaló en Chamartín, he escuchado insultos hacia jugadores del Barça que nunca antes había escuchado. Creo que las formas nada conciliadoras y agresivas de Mourinho tienen algo que ver.

Pero sigue contando con un gran respaldo. Y el caso es que mañana se enfrentan Portugal y España en la Eurocopa. Una España marcada por el sello del Barça. Cuando uno ha escuchado determinadas cosas sobre los jugadores blaugranas por parte del mourinhismo, cabe preguntarse con todo derecho si estos aficionados madridistas y españoles irán mañana con España o con Portugal.

Por coherencia con su discurso, deberían ir con los vecinos. Han adorado a Mourinho hasta perder la cabeza (“Tu dedo nos señala el camino”), y han justificado las agresiones de Pepe en muchas ocasiones. Han deseado todos los males posibles al Barcelona y a sus jugadores. Si yo hubiese hecho eso, me declararía incapaz de apoyar a un equipo en el que juegan jugadores a los que odio con todas mis fuerzas.

No sé con quién irán mañana los mourinhistas. Si sé con quién deberían ir. Pero la experiencia indica que triunfará la hipocresía y que se pondrán la máscara de la mentira y celebrarán el pase a la final y el título si se gana. Y cuando todo haya terminado, volverán a su agresividad habitual. Volverán a adorar a su Dios.

Conviene aclarar que este artículo está dedicado al sector mourinhista de la afición blanca. Empezaron siendo muchos y han ido a menos. Quiero pensar que seguirán yendo a menos. El resto del madridismo, no me lo tengáis en cuenta. Gracias.

lunes, 25 de junio de 2012

Elogio de la normalidad


Vicente del Bosque es muy normal. Tan normal que es extraordinario. En tiempos en los que muchos buscan llamar la atención de cualquier forma y a cualquier precio, la normalidad es un valor a reivindicar. Y para ello nadie mejor que el entrenador salmantino, un modelo de saber estar siempre.

Cuando parece que para triunfar hay que ser distinto, Del Bosque se encarga de recordarnos a todos que no es así. Se puede ser muy normal y triunfar también. Basta una mínima dosis de sentido común para lograr grandes hazañas. Sensatez para gestionar un grupo y saber comprometer a todos en un mismo objetivo.

A Don Vicente sus detractores le hacen una crítica asombrosa. Que consigue sus éxitos porque tiene a los mejores. Como si otros entrenadores que han conquistado grandes cimas no tuviesen también a los mejores. Incluso los hay que, teniendo a los supuestamente mejores, tampoco ganan.

Le reprochan que siempre mantiene lo que hereda, no inventa ni revoluciona. Y yo doy gracias por ello. Doy gracias de que se decidiese a mantener el estilo de Luis Aragonés, que es también el estilo de este Barça que tanto bien ha hecho a la Selección (aunque escueza en algunos sectores recalcitrantes). Me imagino que hubiese llegado otro rompiendo con todo lo conseguido y cómo hubiese echado todo a perder.

Su normalidad es digna de admiración. Su templanza en la victoria y en la derrota (no saltó ni gritó al marcar Iniesta el gol que nos daba nuestro primer Mundial) es algo fuera de lo común. Nunca se ha quejado. Nunca se ha puesto flores a sí mismo. Siempre ha mostrado respeto por todos los rivales. No se le recuerdan conflictos con nadie, salvo con la persona que le destituyó tras ganar dos Champions y dos Ligas con su equipo.

Siempre con la actitud de no haber ganado nada, a veces uno se pregunta si Vicente del Bosque es consciente de haber ganado dos Copas de Europa y dos Ligas con el Real Madrid y el primer y único Mundial de la Selección Española. Un palmarés brillante que a otros les serviría para ir presumiendo por ahí de títulos conquistados.

A él no. No le gusta presumir. No necesita demostrar nada a nadie. Le gusta ganar, pero le da una importancia fundamental al “cómo”. Suele recordarles a sus jugadores que son ejemplo para muchos. Vicente del Bosque es el hombre que nos enseña a todos que la normalidad y el sentido común son las mejores recetas para triunfar. Gracias.